Los migrantes venezolanos aún no necesitan tener antecedentes penales

La mayoría de los emigrantes de este país de tierras bajas quieren cruzar a Perú o Chile. Pueden volver a su casa de forma gratuita. Tienen miedo de ser atacadas por un caso de feminicidio.

La noticia sorprendió a los venezolanos que hacían cola frente a las oficinas de migración en el puente internacional de Rumichaca. Se les permitió regresar a su país, sólo tenían que escribir sus nombres en un cuadrado en el lateral del edificio.

Voluntarios del Ministerio de Integración Económica y Social (MIES) y de la Fundación ADRA estuvieron sobre el terreno rellenando la lista de personas que deseaban regresar a su país.

Al mediodía del martes 22 de enero, no tuvieron tanta suerte, ya que sólo se habían registrado cinco de las 800 personas que habían llegado. Mientras tanto, se distribuyeron kits de alimentos a los niños y se les prestaron teléfonos móviles para que pudieran comunicarse con sus familias, mientras que otros aprovecharon para ganarse unas monedas cortando el pelo a sus compatriotas.

Un funcionario del ministerio, que no quiso ser nombrado, dijo que estaban previstos tres vuelos a Venezuela para ayudar a los migrantes que querían volver a casa. No había condiciones ni requisitos, sólo rellenar una hoja con sus nombres, número de identificación, edad y firmar.

La llegada de nacionales de este país a Rumichaca ha disminuido en comparación con el año pasado, cuando había un máximo de 8000 personas cada día.

Las oficinas de migración están mejor organizadas y los viajeros siguen recibiendo asistencia sanitaria, social y estatal para niños y ancianos.

Los venezolanos han llegado con dos preocupaciones. En primer lugar, para saber si la frontera estaba abierta y, en segundo lugar, si era cierto que estaban siendo atacados y expulsados de las ciudades ecuatorianas.

José Landino se enteró de la noticia de la nueva solicitud de entrada mientras cruzaba la frontera. No tenía intención de echarse atrás y decidió probar suerte viniendo a Rumichaca.

Había viajado durante nueve días a través de su país y de Colombia para llegar a Ecuador; estaba cansado y su rostro mostraba el dolor del viaje. Dijo que la obtención de antecedentes penales o de un certificado de buena conducta en Venezuela es un proceso sencillo.

Sin embargo, Luisa Bermúdez explicó que la obtención de esta carta es otro de los complicados trámites que la burocracia de su país utiliza para impedir la salida de sus ciudadanos. Se va con su hija a Perú, donde la espera su marido. No quiere mirar atrás, sino continuar su camino hacia un nuevo futuro.

Hasta la tarde del martes 22 de enero no se había impuesto esta condición para que los venezolanos ingresaran a Ecuador, aunque el gobierno había anunciado que se exigiría. (I)


EEUU anima a la población a manifestarse contra Maduro

Los venezolanos se preparan para salir en masa este miércoles, 23 de enero, a protestar contra el régimen de Nicolás Maduro, a instancias de la Asamblea Nacional (AN) y con el aliento del vicepresidente estadounidense Mike Pence, que ha prometido que Washington les acompañará en su lucha.

El Sr. Pence ha publicado un vídeo dirigido al pueblo venezolano.

En una publicación difundida por la Casa Blanca, expresó la intención del gobierno de Donald Trump de apoyar un gobierno de transición que sea formado por la Asamblea Nacional.

“Permítanme expresar el apoyo inquebrantable de Estados Unidos mientras ustedes, el pueblo venezolano, levantan sus voces por la libertad”, dijo el vicepresidente, que calificó a Maduro de “dictador”. La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, condenó a Pence por llamar abiertamente a un “golpe de Estado en Venezuela”.

El lunes por la noche, se produjeron violentas protestas callejeras en 30 ciudades de Caracas, la mayoría en barrios populares que anteriormente estaban bajo el control del partido gobernante.

En la madrugada del domingo, una unidad de la Guardia Nacional en Cotiza se amotinó y se sumó al llamado del presidente de la AN, Juan Guaidó, a renunciar al régimen de Maduro.

Deja un comentario